jueves, 9 de octubre de 2014

Año Uno: Abre la Residencia


Arkham, Massachusetts
Otoño, 2014

Había transcurrido una año desde la muerte del anciano patriarca Pickman, sus descendientes creían haberse librado por fin del viejo ogro. Sin embargo, este les tenía preparada una inesperada sorpresa: durante los últimos años de su vida había dedicado su cuantiosa fortuna a restaurar y reformar una manzana de edificios en forma de U en torno a un patio en las proximidades de la Universidad Miskatonic para abrir una residencia universitaria de la familia Pickman: La Llave y la Puerta.
Los abogados de la familia no tuvieron problema en contactar con los descendientes del viejo, Harvey y Seabury, pues residían en la propia Arkham. Harvey era un conocido investigador paranormal licenciado en criminología y psicología, especializado en parapsicología y ocultismo. Seabury, por su parte había conseguido una plaza de profesor en el Departamento de Antropología, con especialidad en culturas africanas. Sin embargo, estos no eran los únicos descendientes vivos, ya que restaban sus sobrinos, Anna y Robert, hijos de su hermano desaparecido en las junglas del sudeste asiático. Estos dos resultaron más difíciles de localizar, ya que Anna, una parapsicóloga y medium de madre latina, residía en México D.F., mientras que su hermano Robert, un licenciado en historia antigua por la Universidad de Miskatonic, vivía en Londres, ampliando sus estudios sobre presencias alienígenas en el lejano pasado del continente Europeo.
Una vez reunidos todos los descendientes se procedió a la lectura del testamento con sus draconianas condiciones: deberían hacerse cargo de la Residencia Universitaria Pickman "La Llave y la Puerta", así como mantener en su puesto al personal que había designado el viejo patriarca. De lo contrario, la residencia se vendería y el dinero iría destinado a una serie de Fundaciones y ONG's designadas en el propio testamento. Ante esta situación, los cuatro Pickman optaron por hacer de tripas corazón y hacerse cargo de la administración del inmueble. Lo que no esperaban era la oscura y terrible naturaleza de los empleados que debían mantener: Summanus, el mayordomo y administrador era un extraño y hermético hombre lagarto, un siniestro sacerdote del Padre de las serpientes, Yig; Araknek, una monstruosa araña de dos metros, progenie de la terrible y oscura Atlach-Nacha de la Meseta de Leng, encargada del mantenimiento del edificio; y Brontes, el ajeno y ancestral dios primigenio griego invocado por accidente por unos descuidados estudiantes de posgrado y que intervino en el diseño de los planos de la renovación de la Residencia.
Finalmente, tras recibir una abultada cantidad de solicitudes y culminar todos los preparativos, con el comienzo del curso académico en la Universidad Miskatonic, la Residencia "La Llave y la Puerta" abre sus puertas