sábado, 7 de noviembre de 2015

Alfa Strike: Genesis


Loki, el Herrero Mentiroso, dios nórdico del engaño y asesor comercial freelance especializado en holdings, testaferros, paraísos fiscales y demás artimañas y herramientas que usan las empresas para sus ejercicios de contabilidad creativa, estaba satisfecho. Había logrado convencer a Brontes, dios griego cthónico y primigenio de la forja, profesor emérito de Ingenieria Dimensional, que se iba de copas con Cronos, para celebrar la reunión que había planeado en el Salón de Actos de La Llave y la Puerta. Allí, tras una convocatoria via ElderGodBook, había conseguido reunir a lo más granado, selecto y variado de los panteones divinos, es decir, a la mayor colección de borrachos, pendencieros, fornicadores, bravucones y busca líos que haya podido adorar alguna vez el género humano, lo cual dice mucho sobre las personas en sí. Aunque no estaban todos los que habría preferido, si que eran todos los que estaban. Poco a poco, fueron haciendo su llegada los dioses, agrupados por panteones o afinidades. Desde Egipto, hicieron su entrada Bastet, diosa con cabeza de gato de los gatos y propietaria de una empresa de productos para mascotas y Set, dios con cabeza de asno de las tormentas (de arena) y tour operador de viajes por Oriente Próximo. Desde las tierras escandinavas, llegaron Thor (afortunadamente sobrio), dios del trueno y animador de eventos, Odín, Padre de Todos e historiador especializado en la Era Vikinga y Delta Wave Welcome, heroína cósmica, encargada en el Eldritch Burguer, estudiante de psicología y valquiria en prácticas. Desde la península helénica, hizo su entrada Zeus, dios del rayo y playboy millonario, Brontes y Ares, dios de la guerra, corresponsal de guerra y director del principal portal de internet sobre historia bélica e información militar. Desde el país del Sol Naciente, Raijin y Fujin, onis y dioses del trueno y el viento respectivamente, músicos indie en la alocada cultura general japonesa. Desde Rusia, Perun, dios de la guerra y el trueno del panteón eslavo, asesor militar para los gobiernos de Europa del Este y Misha, su amigo y fiel compañero, un oso pardo (y lo era antes de que Putin cabalgara osos, incluso puede que eso fuera un consejo de Perun). Finalmente, llegaron Pkaurodlos, la serpiente emplumada, dios del trueno y la urbanidad, adorado en su momento por Toltecas, Aztecas, Mayas, Iberos y unos cuantos clubes de caballeros ingleses y, posiblemente, por los extraterrestres educados (¿¿??), director de un portal en internet de protocolo; N'kari, diosa africana de las tormentas y la pasión violenta, conocida estrella del porno y, por último y definitivo, Summanus, dios etrusco-romano de las tormentas nocturnas y propietario de una empresa de pirotecnia.

Una vez que estuvieron todos reunidos, Loki inició la sesión:

-Dioses y diosas, compañeros todos en el ámbito de lo sobrenatural, estamos aquí reunidos porque tenemos un tema muy importante que tratar. Como ya sabréis, desde 1937 la Fundación Albert N. Wilmarth ha sido un grano en el culo, atacando de forma indiscriminada a toda criatura y Deidad del Ciclo de Cthulhu (DCC), tal y como ellos lo conocen. Por suerte, su arrojo y su estupidez son parejas, de manera que, aunque han resultado bastante devastadores en algunos aspectos, en otros han sido cándidamente incautos y no tan precisos como creían. Por supuesto, tenemos el punto de inflexión en 1980, cuando los muy energúmenos se dedicaron al deporte olímpico del lanzamiento de bombas atómicas contra DCC submarinas, cosa que produjo la devastación de la ciudad que todos recordamos. Desde entonces, su eficacia ha disminuido y se han convertido en un grupo con más voluntad que resultados. Sin embargo, últimamente ha surgido una nueva facción a tener en cuenta, que ha decidido retomar las actividades de la Fundación con ímpetu renovado pero con más eficiencia y discreción. Lamentablemente, esto no afecta sólo a las DCC, sino a otros elementos de carácter sobrenatural. Estamos hablando de gente que, como logre entrar en las Tierras del Sueño, nos montan la de “El Talisman” de Stephen King y Peter Straub. Se trata de New World Enterprises, corporación que ha crecido poco a poco y discretamente de los restos de su antecesora, New World Inc. que quebró en el crack del 29 y de la que Nyarlathotep nos podría hablar largo y tendido. Pero eso es historia y ahora mismo nos interesa su sucesora. Con sus tentáculos extendidos por todas partes, la NWE tiene como principal ejecutora de sus actividades a su división de seguridad y servicios: Omicron Scorpions Security. Se trata de uno de los mayores ejércitos privados del mundo, con amplios medios y personal contratado entre los cuerpos de élite de diversos ejércitos del mundo. No son un puñado de aficionados. Ante esta coyuntura, y tras un intento fallido de capturar a la Baba Yaga, que más sabe ella por vieja que por bruja y logró darles esquinazo, es el momento de que actuemos. Han iniciado una campaña contra las DCC, por lo que creo que podremos contar con el apoyo de alguna, inclusive el asesoramiento legal de El que Legisla tras el Umbral. Pero, como ya os he dicho, no se limitan a ello, sino que van también tras los dioses y otros seres sobrenaturales. Por lo que sabemos, no se trata solo de un ataque indiscriminado de exterminio, sino que se dedican a captura especímenes vivos siempre que pueden. De manera que considero necesario que organicemos un equipo de respuesta y nos enfrentemos a esta corporación. No mediante una guerra abierta, sino con acciones de comando, interviniendo en las operaciones negras que organicen los de Omicron Scorpions y usando tácticas más sutiles cuando sea necesario. Por ello, si estáis de acuerdo, podemos formar el equipo de acción. Personalmente me encargaré de monitorizar las redes y espiar a esta corporación para detectar sus incursiones. Una vez que detectemos alguna, avisaré a los que puedan intervenir y lanzaremos un ataque relámpago. A medida que vayamos consiguiendo información, podremos ser capaces de preveer sus movimientos y, cuando sea posible, actuar de forma activa y no reactiva. ¿Qué os parece esta propuesta?

Tal y como esperaba, la reacción fue unánime caótica. Aunque todos parecían estar de acuerdo, bien por justicia, bien por venganza, bien porque se aburrían soberanamente. Lamentablemente, no parecían ponerse de acuerdo, hablando todos al unísono, con lo que el pandemonium y la entropía reinaban en la discusión. Loki les observaba interesado, esperando que surgiera un orden de aquel barullo. Finalmente, Summanus y Raijin se pusieron en pie y pidieron silencio. Cuando lo consiguieron y lograron que N'kari dejara de masturbarse un rato, el oni rojo tomo la palabra:

-Compañeros y compañeras, los dioses del trueno aquí presentes, con la excepción de Pkaurodlos, nos las vimos teniendo que trabajar juntos en el Thunder-verse. Allí, en las Tierras del Sueño, tras varias y diversas aventuras, logramos dar con un enemigo común, un sujeto de poca importancia pero que podría haber causado mucho daño si no se le hubiera interceptado. Por ello, considero que la propuesta de Loki es acertada, y debemos ponernos de acuerdo para trabajar juntos. Si se me permite, Summanus, Fujin y yo hemos pensado en proponer como nombre para el equipo Alfa Strike Squad.

Las palabras del japones parecían acertadas y, al estar apoyado por su colega nipón y el reservado y tranquilo Summanus, obtuvieron más peso, por lo que recibieron una buena acogida. De esa manera, y tras hacer pasar a El que Legisla tras el Umbral para que se encargara de los aspectos legales de la constitución del equipo y los acuerdos para trabajar juntos, todos los presentes dieron por válida la creación del Alfa Strike Squad. Lo que no sabían es que su primera misión sería muy pronto y que les conduciría por caminos nunca hollados a donde ningún hombre o dios ha osado llegar.