miércoles, 20 de enero de 2016

The Dunwich Problem: El nuevo trabajo de Marty Eye Gore

Camino a Weird Bio-Hazard (parte 1)

El valle superior del Miskatonic era un lugar de una extraña belleza, una región olvidada poblada por vegetación anormalmente lujuriosa que rodeaba algunos áridos campos de labranza. Se trataba de una comarca bastante despoblada y sumida en una pobreza endémica, salpicada de casas con un aspecto de decrepitud, suciedad y ruina, concentradas en la aldea de Dunwich, único núcleo de población de aquella región abandonada. Sometida a décadas de decadencia y dejadez, los habitantes de la zona se habían ido hundiendo en una progresiva endogamia, con lo que pocas ramas familiares no estaban genéticamente degeneradas. Sin embargo, el nivel cultural era bastante bajo, y el pueblo daba pocos estudiantes a la Miskatonic. Aquel era el caldo de cultivo ideal para focalizar las actividades de los cultos familiares de Tsathoggua y Yog-Sothoth. Todas estas características convertían la comarca en el centro de actividades de BioGen, una oscura empresa de ingeniería genética asociada a la NWE y que aprovechaba las particularidades de la región para desarrollar sus investigaciones en las anomalías genéticas de la flora, fauna y población local. Mientras en Arkham se desarrollaba el caos tras la Nochevieja, Marty Eye Gore, cansado de los infructuosos esfuerzos de Vinnie West, había preferido buscar un nuevo campo de trabajo. Por ello, había decidido probar suerte en esta empresa, aunque fuera trabajando de becario. Sorprendentemente, no había tardado mucho en recibir respuesta, y había sido citado por la directora de los laboratorios, una mujer llamada Asenath Osborne.

Ataviado con sus mejores ropas negras de sicario científico, había alquilado un coche para desplazarse hasta el lugar. Había pasado de largo Dunwich y tomado el desvío apropiado, y, para su sorpresa, no tuvo problema alguno para acceder a las instalaciones de la empresa. En principio supuso que, debido a su peculiar y simiesco aspecto, lo habrían tomado por algún indígena de la zona. Sin embargo, no tardó en recibir un trato preferencial, pues se le esperaba. Marty, que tenía mucho pelo pero ninguno de tonto, empezó a recelar. Estaban siendo demasiado amables y serviciales, y se temía que, al final del camino, le aguardara un infame destino en un laboratorio como cobaya para estudiar sus genes Jermyn. Tras una breve visita de cortesía por las instalaciones, le acompañaron hasta el despacho de la directora. Al entrar, se encontró con un despacho muy profesional y bien organizado, pero el elemento central, más llamativo era la propia directora del centro. Asenath Osborne era una mujer sumamente atractiva y bella, pero la suya era una belleza artificial, obtenida con una buena sesión de maquillaje, peluquería, vestuario y cirugía estética. La lujuriosa y abundante cabellera rubio platino era producto del tinte, el rostro había sido esculpido con un lifting y la nariz retocada. Los labios, sensuales y exquisitos, estaban rellenos de colágeno y pintados con un agresivo rojo. El cuerpo, escultural, estaba firmemente trabajado en el gimnasio, y los pechos, abundantes, sumamente generosos y turgentes, con una forma redonda perfecta y desafiando a la gravedad, eran producto de unos caros implantes. Todo su aspecto estaba hecho para destacar, incluida su ropa: un traje sastre con minifalda y sin nada más debajo de la chaqueta que su propia piel. Incluso había prescindido del sujetador. Marty se quedó sorprendido, boquiabierto, y casi esperaba ver al equipo de rodaje de una película porno ante la apariencia tan provocativa y sexual de la doctora Osborne. Por un momento una reflexión acudió a su mente: Es el reverso de Welcome. Donde la rubia de la Miskatonic es todo belleza natural, sensualidad, sencillez y naturalidad, esta mujer es retoques en el quirófano, artificialidad y una sexualidad explícita.

Asenath se levantó para recibirlo y, al sentarse, lo hizo con un movimiento estudiado que permitió a Marty recrearse en los generosos y operados pechos libres de toda cobertura que no fuera la chaqueta. Ciertamente, la mujer no dudaba en usar abierta y agresivamente su apariencia y el sexo como arma en sus entrevistas.

-Sr. Eye Gore, he estudiado personalmente y con mucho interés su solicitud. No sólo por su pertenencia al linaje de los Jermyn, sino por su posición en Arkham.

-¿Posición? ¿Sicario Científico de un negado como Vinnie West, al que le han reventado todos los planes por su propia estupidez y al que derrotan de un guantazo? ¿Habla en serio?

-Por supuesto, siempre lo hago. Como usted dice, es un sicario, pero capaz de encontrar el auténtico Necronomicon, de actuar en la sombra y de escapar de todos los planes fallidos sin recibir daños. Usted no llama la atención pese a su destacado físico, siempre está en segundo plano. Y eso es precisamente lo que buscamos: una persona que conozca bien la ciudad y el entorno universitario, que no se vuelva loco ni se vea afectado pro las cosas que allí pasan, y que pueda ser un astuto observador. En resumidas cuentas, quiero que sea mi espía en la Miskatonic.

-¿Y qué se supone que tengo que espiar? ¿A los memos de la Fundación Wilmarth? ¿Alguna sociedad secreta como los fallidos y poco llorados Ocultistas en Prácticas? Porque con los Pickman si que no me meto. 

Al pensar en lo que podría hacerle Anna Pickman no pudo evitar que una mueca de horror asomara a su rostro. Si había alguien con quien no quería problemas era con los Pickman, que se tomaban muy en serio cualquier intrusión en su vida. Asenath rio ante el apuro de Marty. El parecido de la mujer seguía bullendo en su cerebro mientras ella respondía a su pregunta:

-No se preocupe, señor Eye Gore, es algo muy sencillo. Necesitamos que nos ayude a localizar a un sujeto al que se le conoce como el Buhonero. Está suponiendo una molestia a nuestros planes y queremos detenerlo antes de que sea tarde. Además, también debería ayudarnos a mantener la vigilancia sobre nuestro Sujeto Alfa. Es de vital importancia que lo tengamos bajo vigilancia para poder capturarlo cuando llegue el momento oportuno.

-Ajá, ya... ¿y supongo que podré contar con apoyo logístico de BioGen? ¿y que hay de las condiciones salariales? Ser ayudante de Vinnie no está bien pagado.

Una sonrisa se dibujó en el rostro de ella mientras Marty por fin ataba cabos. Briggite Nielsen. Asenath Osborne parecía una versión perfeccionada en quirófano de la modelo, actriz y cantante danesa. Por alguna razón, en vez de estimular su libido, eso le hizo estremecerse.

La mujer se levantó y rodeó la mesa contoneandose hasta sentarse en una esquina frente a Marty. Éste trago saliva. Asenath no llevaba ningún tipo de ropa interior. Entonces, ella dijo:

-Como podrá comprobar, somos generosos en cuanto a las retribuciones recibidas por nuestros empleados. Su salario será más que justo, y dispondrá de todos los medios que necesite para su labor. Además, tendrá usted algún extra que espero sabrá apreciar...

Al decir esto, se despojó de la chaqueta, quedando vestida tan sólo con la minifalda. Marty tragó saliva. Hacia tiempo que no veía semejante volumen de silicona. Sin poder hablar, optó por asentir con la cabeza. Asenath, satisfecha por la reacción de Eye Gore y por su aceptación, se levantó y cogió una bata de un perchero. Se la puso encima pero sin abrocharla e indicó a su entrevistado que la siguiera.

-Creo que ha llegado el momento de que conozca nuestro principal proyecto. Se trata de algo que nos ha puesto en cabeza de las empresas de nuestro sector. Llevamos fácilmente 50 años de adelanto gracias a la combinación de saber de los Mitos y tecnología punta. Por ello, hemos logrado desarrollar unos avances increibles en clonación y manipulación genética.

Mientras hablaba, guiaba a Marty por los pasillos del edificio hacia una zona de acceso restringido. Cruzaron una puerta custodiada por dos guardias de élite de Omicron Scorpions y entraron en una zona de laboratorios donde desarrollaban ese particular cruce de magia de los Mitos y tecnología científica. Se trataba del típico pasillo lleno de laboratorios de alta seguridad con grandes cristaleras que permitía ver su interior, y, a medida que avanzaban, Eye Gore pudo ver algunos ejemplos de lo que allí se hacía: un científico (oa alguien con bata) se dedicaba a dibujar extraños esquemas y garabatos en una pizarra mientras otro diseccionaba una sepia con un cuchillo ritual en medio de un extraño símbolo mágico dibujado en el suelo, una mujer con bata se violaba a sí misma (¡¿?!) en presencia de un nightgaunt más bien desconcertado, una araña de Leng hacía calceta y bordaba símbolos arcanos en una bata de laboratorio, una mujer con bata blanca ejecutaba una especie de danza tribal en torno a un complicado aparato que parecía un cruce entre un escaner médico y una escultura surrealista de cristal creada por un soplador de vidrio borracho y con hipo, etc. Cada escena era tan extraña o más como la anterior, pero todo aquello parecía estar dando fruto, de lo contrario sería de locos que se les pagara para hacer ese tipo de tonterias. Pero... a fin de cuentas, hay muchos estudios supuestamente científicos y serios de absolutas chorradas pululando por el mundo. Marty no quiso pensar más sobre el tema y se dejo guiar hasta el final del pasillo, donde una última puerta aguardaba.

-Aquí están nuestros sujetos de prueba, cuando los haya visto comprenderá el alcance de nuestro trabajo y podrá adivinar la identidad de nuestro Sujeto Alfa. Todos son clones funcionales y modificados para recibir diferentes adaptaciones y potenciaciones. Pero algo falla, y para eso necesitamos al Sujeto Alfa, la fuente primigenia del ADN que hemos usado. ¡Y así verá ese cabrón de Harvey como se equivocó conmigo!

Marty dio un respingo. ¿Harvey? ¿Estaba hablando de Harvey Pickman? ¿El cabrón honorario de la Miskatonic? ¿El Mustrum Ridcully de Arkham? Esa mujer no sólo era una especie de obsesa sexual, sino también una loca. ¿Todo esto para ajustar las cuentas con Harvey Pickman? Y aun faltaba por ver quien era el famoso Sujeto Alfa. Como tras la puerta le esperara un equipo de futbol de Harveys le daba un infarto allí mismo. Tras unos segundos de pánico, se le ocurrió hacer una pregunta con voz un tanto temblorosa:

-Esto... ¿Y cómo conseguisteis el ADN del Sujeto Alfa?

-Oh, fue fácil. Utilizamos un enjambre de microrrobots para tomar las muestras de ADN. A fin de cuentas, si al Doctor Gero le salió bien con uno, con un millar teníamos un plan a prueba de bombas.

Sin más preguntas que hacer y sin más preámbulos, Asenath abrió la puerta y dejó pasar a Marty. Eye Gore cruzó el umbral aterrado ante lo que podía encontrar. Y entonces vio a los clones. Y supo quien era el Sujeto Alfa. Y tragó saliva hasta que se le secó la boca. "Me va a dar un infarto y un cólico miserere en toda la testa", pensó Marty. Se dió la vuelta dispuesto a salir a la carrera y se topó con la Doctora Asenath Osborne completamente desnuda, con la minifalda y la bata en el suelo. "Vale", rectificó en sus pensamientos, "primero follo con la obsesa sexual esta y luego ya me da el infarto y el cólico miserere en toda la testa. Estas cosas con Welcome no pasaban."