miércoles, 7 de enero de 2015

Temporada de exámenes

Un extraño zumbido parecía perturbar la paz de la residencia estudiantil por antonomasia de Arkham, La Llave y La Puerta. Era la residencia estudiantil por antonomasia porque La Fundación Wilmarth se había dedicado a dinamitar las otras que había en la ciudad por haber encontrado evidencias de actividad primigenia, pero esa es otra cuestión. El zumbido había estado molestando a todos los habitantes de la residencia desde hacía media hora, aunque para ser exactos, molestaba más a unos que a otros.

Anna Pickman estaba intentando disfrutar de una película en la que salía David Bowie, pero desde que ese misterioso zumbido había aparecido, la imagen no hacía más que saltar en la pantalla de su televisor. Cuando estaba a punto de soltarle un sopapo a la tele (técnica harto conocida de arreglar cualquier entuerto electrónico), su puerta sonó como si la tocara alguien con miedo a molestar.

La joven se acercó a la puerta y abrió, encontrándose con un chaval con una cara de horror que parecía surgida de la ficción de un escritor de Providence. Algo le hacía pensar que, por hoy, no habría más David Bowie.

-Señora, perdone que le moleste, pero me han dicho que es usted cazafantasmas.

Anna torció el gesto, el chaval se percató de ello y tragó saliva sonoramente.

-Primero, no me llames señora... segundo, yo no soy cazafantasmas, aunque resuelvo entuertos paranormales.

-Eso, eso es lo que necesito -respondió el chaval pasándose la mano por la sudada frente -. Verá, mi hermano y yo estábamos estudiando para los parciales y... es que él se ha pasado todas las vacaciones yendo a fiestas y vagueando, así que no ha estudiado lo suficiente. Como tenemos los primeros exámenes encima, se puso muy nervioso y pidio ayuda a un colega de Kingsport, que le prestó un libro que contenía hechizos y...

Anna se temió lo peor al escuchar esto último. Esos inútiles seguro que habían convocado a algún bicho extradimensional y le tocaba a ella lidiar con la criatura... y después que Araknek limpiara los restos. ¿Es que estos estudiantes nunca aprendían? Para ir a una prestigiosa universidad que había realizado grandes descubrimientos científicos, la mitad de los estudiantes gustaban demasiado de jugar con lo arcano.

-¿Qué habéis invocado?

-No hemos invocado nada... mi hermano realizó un hechizo que decía que le haría absorber todo el conocimiento de cualquier sitio, y al principio fue genial, porque sólo con mirar sus apuntes ya se los sabía... pero después absorbió todos los libros y manuales que tenemos, y eso parece que no era suficiente, necesitaba más y más... y... bueno... venga y mire.

Anna hizo girar los ojos y siguió al chaval a los pisos superiores de la residencia, esperando que lo que allí se encontrara no fuera demasiado terrible y lo que vio le hizo comprender todo. En el pasillo del segundo piso varios estudiantes huían despavoridos de un joven que se movía de forma espasmódica, parecida a la que realizaría un monstruo de una película de terror de los '50. Todo en él parecía normal, salvo sus movimientos extraños... y que su cabeza se había empepinado y tenía la forma de una pera cuyo rabo estuviera en el cuello del joven. Parecía que el cerebro le estaba creciendo desmesuradamente por los conocimientos absorbidos, y ahora tenía agarrada a Welcome, de la que pretendía extraer todo lo que había aprendido. El dichoso zumbido que había estado perturbando a todo el mundo surgía de su cabeza.

-Por todos los dioses -dijo Anna -, ese estudiante se está convirtiendo en El Que Se Apropia De Los Conocimientos, una horrible criatura que absorbe todo el saber a su alcance y con él su cabeza crece y crece. No se detendrá a menos que haga algo para pararlo.

Welcome le atizó un patadón en la entrepierna al estudiante y éste la soltó, momento que aprovechó para salir disparada por las escaleras. El chaval se giró hacia Anna y olisqueó el aire. Anna sabía que estaba oliendo todo el saber que había encerrado en su cabeza, y que iría a por él. Se preparó y cuando el joven se lanzó corriendo hacia ella, le propinó una patada giratoria que había aprendido del Gran Maestro Chuck Norris y lo estampó contra la pared, donde quedó inconsciente. Esa patada era infalible.

-¿Y ahora qué? -le preguntó el hermano del interfecto.

-No te preocupes, ahora desinfectaré a tu hermano y evitaré su conversión en El Que Se Apropia De Los Conocimientos. Mañana por la mañana ven a mi oficina y te lo devolveré sano y salvo.

                                                       .................

Eran las ocho de la mañana cuando el hermano del pobre estudiante que había provocado el caos en la residencia el día anterior tocó en la puerta del despacho de Anna Pickman. Esta salió y, con una sonrisa, le explicó al joven cómo habían curado a su hermano.

-La única forma de detener la transformación en El Que Se Apropia De Los Conocimientos es hacer que el individuo se atiborre a información basura mediante una técnica que destruiría la mente de cualquier ser humano normal, pero este no era un ser humano normal, así que lo puse a ver todas las temporadas de Jersey Shore, California Shore e Innsmouth Shore en una pantalla de '40 pulgadas. En el hilo musical sonaba constantemente un disco de reggaeton en bucle. El profesor Seabury Pickman se ha quedado con él toda la noche estudiando la evolución de tu hermano y parece que ha mostrado una gran mejoría. Ahora lo traerá.

Apenas había terminado esta frase cuando Seabury Q. Pickman apareció por la puerta del  oficioso laboratorio en el que habían realizado la desinfección del estudiante. Miró con cara de indecisión a los dos y finalmente habló.

-La desinfección ha surtido efecto y no hay ni rastro de El Que Se Apropia De Los Conocimientos... pero me parece que han quedado algunos efectos secundarios de su proceso de curación.

-¿Qué efectos secundarios? -preguntó Anna.

Seabury hizo un gesto hacia el interior de la puerta dando a entender a quien estuviera dentro que saliera al pasillo, y lo que salió hizo que los ojos de Anna y del hermano del estudiante se quedaran como platos.

El alumno vestía un pantalón de chandal y una camiseta de tirantes que dejaba ver sus tersos y fuertes músculos, los cuales estaban bronceados y parecían brillar como si los hubiera embadurnado con aceite. En su brazo derecho llevaba un tatuaje tribal y en su cara podían verse una gafas de sol (aunque claramente estaban en el interior... y además ese día había amanecido nublado).

-No os preocupéis, los efectos secundarios durarán un par de días y después todo volverá a la normalidad.

El ¿estudiante? caminó como un gallito hacia Anna y su hermano, y dirigiéndose a ella dijo:

-Eeeey, cuerpooooooo ¿cómo estás? ¿Te apetece venir a la piscina con un hombre de verdad?

Antes de que pudiera responderle, le dio un cachete en el culo a Anna. Esta dio un brinco sorprendida... y después puso una cara que haría que hasta los seres más poderosos del universo se escondieran.

El ¿estudiante? fue a decir algo más, pero antes de que su boca produjera ningún sonido, Anna volvió a soltar la poderosa patada giratoria del Gran Maestro Chuck Norris, que lanzó al individuo disparado por el pasillo y atravesó la pared del fondo. Anna miró a Seabury y al hermano del chaval, que se había quedado petrificado y dijo:

-Caso cerrado.